Navidad en solidaridad !

PDFImprimirE-mail

Mensaje Navideño al Pueblo de Nicaragua y entrega de más de 250 mil juguetes y 100 mil piñatas a nivel nacional

 

Palabras de la Compañera Rosario Murilo

Buenas tardes, muchachos y muchachas, familias que están aquí en la Plaza de la Revolución, familias que nos siguen por los medios del Poder Ciudadano, el Canal 4, la Radio Ya, la Radio Sandino y las radios de la Cadena de la Hermandad Sandinista.

En vísperas de Nochebuena, continuando con la tradición Solidaria de este Gobierno de ustedes, Gobierno del Pueblo, nos reunimos en esta histórica Plaza a celebrar con los niños, niñas, y las familias de nuestra Nicaragua, el Rena-cimiento del Redentor, y ojalá el Triunfo del Bien, el Triunfo de Dios en el corazón de la Humanidad, que urge reencontrarse con Su Amor para salvarnos y recrear el Mundo a Su Imagen y Semejanza.

El Planeta clama por otro Modelo, clama por sencillez. Los pueblos exigen Justicia. No acep-tamos que se nos continúe imponiendo un Modelo de miseria para muchos, derroche y ostentación para unos cuantos, y destrucción para todos. Un Modelo, un Sistema que nos lleva al fin, sin nuevo principio. Los pueblos, hoy más que nunca, debemos saber luchar con renovado compromiso, con verdadera devoción, con responsabilidad total para defender la Vida, aplicando el Amor, como sentimiento sagrado, movilizador, trascendente, como el único remedio y la última esperanza. El Amor, el Cristianismo, la Solidaridad, para cambiar el Sistema que nos ha venido destruyendo. Para sustituirlo por la Justicia Social, por el Socialismo Cristiano, Humanista.

El Planeta se ha llenado de aires navideños en medio de las ahora casi cotidianas tragedias... guerras y desastres se suceden provocados por la falta de cariño, por el egoísmo y la ceguera, de quienes se resisten a entender que la Humanidad es una sola, la Casa, la Madre Tierra, una sola, y que el presente y el futuro de tod@s, dependen de que volvamos a ser socialmente, integralmente una sola familia, una sola raza, una sola Ciudadanía Planetaria en procura de Paz y Bien, socializando cariño y entendimiento... Solidaridad entre tod@s para servir a tod@s.

Es hora de Buena Voluntad... hora de reunirnos en el ejemplo de Jesús, Dios y Ser Humano, que no nació en cuna de oro, que llega al mundo entre los pobres, para acompañar a los pobres, para luchar con los pobres, para traer la Buena Nueva a los pobres, para asegurar que todavía es posible sembrar nuevas semillas, trabajar con Fe, y redescubrir en el corazón humano la fuente de todo Bien y los valores de la Resurrección... los ideales éticos de un nuevo Sistema, de una Revolución Solidaria, Cristiana y Socialista.

En Navidad, y sobre todo en esta Navidad, donde con más conciencia comprendemos que otro Mundo es ya indispensable, nos toca suscribir con Cristo Nuestro Señor, el compromiso de consagración a las inmensas tareas de crear ese Amanecer de los Pueblos. Debemos hacernos responsables de trabajar sin descanso para cambiar, cambiando. Ese debe ser el voto del cristiano en estas Navidades, un juramento para cumplir sin excusas o dilación alguna... cambiar el sistema y abrir el corazón para compartir, para vivir en comunidad, para convivir. Para acercarnos al Ideal Cristiano de Paz y Bien, de Buena Voluntad.

Que vengan todos los fieles, como dice el villancico, “adeste fideles”, a adorar a Dios y no al becerro de oro; a Cristo, y no a los símbolos o las prácticas de la decadencia, de la codicia, no al capitalismo salvaje. Que vengan todos los fieles, con Ángeles y Pastores, a adorar al Dios de los pobres y a luchar con toda nuestra fuerza para librarnos del Mal. Aquí está el quehacer para que venga a nosotros el Reino y se haga Su Santísima Voluntad... Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra Paz, Pan y Buena Voluntad... Para que la Humanidad prevalezca... ¡Feliz Navidad a todas las familias nicara-güenses!

En esta noche de vísperas, nos acompaña Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Reconciliación, Justicia y Paz; Monseñor Castrillo, quien siempre le acompaña en todas sus tareas pastorales; el Embajador de China-Taiwán, compañero Chin Mu Wu y su esposa Cindy Wu, a quien queremos, de manera especial esta noche, agradecer todo su apoyo para los Programas Sociales de este Gobierno del pueblo.

Gracias al apoyo de China-Taiwán, hemos podido distribuir entre ayer y hoy, más de 250 mil juguetes y 100 mil piñatas entre niñas y niños de todos los municipios de nuestra Nicaragua. Muchas gracias Embajador, a usted y a su pueblo.

Quiero dejar con nosotros, con el Mensaje de la Navidad Cristiana, a Su Eminencia el Cardenal de la Reconciliación y la Paz, Miguel Obando y Bravo.


 

Mensaje de Navidad por el Cardenal Miguel Obando y Bravo

 

Señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y señora Rosario Murillo; señor Embajador de China-Taiwán, Chin Mu Wu y señora Cindy; hermanos y hermanas en Cristo Nuestro Señor.

Estén siempre alegres en el Señor, se los repito, estén alegres. El apóstol también nos da la clave para entender el origen de nuestras tristezas, nuestro alejamiento de Dios por nuestros pecados y por la tibieza. Cuando para encontrar la felicidad se ensayan otros caminos fuera de Dios, al final, sólo se haya infidelidad y tristeza. La experiencia de todos los que, de una forma u otra, volvieron la cara hacia el lado donde no estaba Dios, han comprobado que fuera de Dios no hay alegría.

En la Noche de Navidad, volverá a resonar en nuestras comunidades e Iglesias el anuncio del Ángel a los pastores de Belén... “Les traigo una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo, les ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor.” Corramos como los pastores a Belén, a ver lo que ha pasado y qué nos ha comunicado el Señor, y encontraremos a María y José y al Niño recostado en el pesebre.

Esta es la Buena Noticia que nos anuncia nuestra Madre la Iglesia, y que nos han transmitido nuestros padres, de generación en generación. Se trata de una Buena Noticia, la mejor que se escucha en el Mundo, y no es causa de inquietud y temor, sino de la mayor alegría para todos los pueblos de la Tierra. La Buena Noticia no es una teoría brillante, sino un hecho visible y entrañable... ¡un Niño nos ha nacido! Este Niño es signo y punta de lanza de una realidad y un misterio trascendente... ¡es el Salvador, es el Señor!

Es un signo, cuyo sentido más profundo sólo puede entenderse a la Luz de la Palabra, en este caso, es la Palabra de los Ángeles que proclaman sobre el Niño, la Gloria de Dios y la Paz a los hombres. El misterio de la Encarnación y del Nacimiento, encierra dos perspectivas comple-mentarias: Dios ha cumplido su Palabra y en Jesús ha realizado definitivamente la salvación del Hombre. Estamos ya realmente salvados, pero esa salvación, debemos personalizarla, interiori-zarla, aplicarla en la Historia Humana, y anun-ciarla a todos los pueblos. La Salvación es todavía una tarea, es todavía un camino.

Dios no se manifiesta entre alardes y prodigios extraordinarios, sino en un signo sencillo y humilde, en el quehacer diario, en la convivencia familiar y social, en la fidelidad matrimonial, en las obras de Justicia y Amor. Pero en este clima, existe el peligro y la tentación de escrutar la conciencia y la responsabilidad de los demás, sin examinar la propia, sin pregun-tarnos si estamos exentos de responsabilidad personal, familiar y colectiva.

Pidamos al Señor en esta Navidad, que crezca la Solidaridad de las personas y la Solidaridad de los pueblos en el Mundo, porque sólo ella puede vencer el odio, la enemistad y la amenaza a escala internacional. La Solidaridad y el Desarrollo, son dos caminos que conducen a la Paz; la Solidaridad debe situarse antes que la lucha. De esta manera, podrá perdurar la Humanidad y podrá perdurar y desarrollarse cada Nación dentro de la gran familia humana.

En nombre del futuro del hombre y de la Huma-nidad, hubo que pronunciar la palabra Solida-ridad. Hoy, la Solidaridad recorre el Mundo como una inmensa ola, y el Mundo comprende que no podemos vivir de acuerdo con la idea: “todos contra todos,” sino únicamente según la teoría: “todos con todos, y todos para todos, y llevad los unos el peso a los otros”. Esta sintética frase del apóstol, es una inspiración para la Solidaridad internacional y social.

La Solidaridad significa dos personas, y si hay una carga, llevemos la carga juntos, en común, y por tanto, nunca uno contra el otro, unos contra otros;- y la carga no debe ser llevada por un hombre solo sin la ayuda de otros. No puede haber una lucha más fuerte que la de la Solidaridad. No puede haber un programa de lucha por encima del programa de la Solidaridad, de otra forma, surgen cargas demasiado pesadas.

Aprovechemos esta Navidad para perdonar a todos aquellos que nos ofendieron de palabra y de obra. Empecemos el Año Nuevo con el corazón aligerado por el Perdón y enriquecido por el Amor. Muchas gracias.


 

Palabras de la Compañera Rosario Murillo

Muchas gracias a usted Eminencia, por su acompa-ñamiento fiel al pueblo de Nicaragua, al pueblo pobre de Nicaragua, que lucha cotidianamente para salir de la pobreza, con Fe y con Esperanza.

Quiero reconocer esta noche el meritorio trabajo de centenares de muchachas y muchachos de las distintas organizaciones juveniles, Federación de Estudiantes de Secundaria, Juventud Sandinista, Movimiento Guardabarranco, Promotores Sociales Solidarios, que han trabajado duramente todo este mes de diciembre para permitir que los niños disfruten, que los niños sean felices.

Han trabajado en el Parque de l@s Niñ@s Felices, han trabajado en los días anteriores, estos últimos días, en la entrega de juguetes y piñatas; están trabajando y van a seguir trabajando en ese voluntariado lleno de cariño, lleno de Amor, llevando felicidad a la niñez, y sembrando, cultivando en los niños una conciencia diferente.

Quiero también dar la palabra ahora, al Excelen-tísimo Embajador del pueblo y Gobierno de China-Taiwán, compañero Chin-Mu Wu.

 

Palabras de Chin-Mu Wu

Embajador de China-Taiwán

 

Estimado Presidente, Comandante Daniel Ortega; compañera Coordinadora Rosario Murillo; Exce-lencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, y Monseñor Castrillo; estimada Ministra Meyling Calero, herman@s nicaragüenses, niñ@s, muy buenas noches. Un cordial saludo a todos ustedes en este momento de alegría.

Mañana es Nochebuena, estamos celebrando la Navidad con mucha alegría, la alegría se contagia cuando es compartida... se multiplica. Nos sen-timos muy contentos de poder compartir este momento de alegría, porque en mi país no tenemos la costumbre de celebrar la Navidad. En lugar de la celebración de Navidad, celebramos el Año Nuevo Lunar el día 14 de febrero del próximo año.

Nos sentimos contentos de poder acompañar, apoyar, al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional para llevar más proyectos a las comunidades, a pueblos y sabemos que el Presidente y la compañera Coordinadora se preocupan, se ocupan por ustedes, por el beneficio de ustedes, de la familia, sobre todo, de las familias de bajos recursos. El próximo año seguiremos trabajando con mayores esfuerzos junto al Gobierno, en los sectores sociales, en la producción, en todo.

Nuestra Misión Técnica que ha trabajado acá con muchos esfuerzos, hace poco ha ganado un premio, es el tercer año consecutivo, es la mejor Misión Técnica de Taiwán en todo el Mundo. Por eso, el próximo mes, a mediados de enero, todos los Jefes de la Misión Técnica de Taiwán en todo el Mundo, 28 Jefes de Misión Técnica van a reunirse acá en Managua, para aprender la experiencia de nuestra Misión Técnica. Y han recalcado que el éxito de la Misión Técnica de Taiwán en Nicaragua, es que el Gobierno, el Presidente, ha puesto mucha importancia en el trabajo de nuestra Misión.

El Ministerio de Agricultura, MAGFOR, también ha coordinado muy bien con nuestra Misión Técnica, por eso nuestra Misión Técnica puede trabajar con buenos resultados en muchos proyectos, en los proyectos de cultivos, de semillas de arroz, de frijoles; los proyectos de crianza de chanchos, y también varios proyectos de cultivos de hortalizas, de guayabas, de tomatillos, etc.

Hoy, el Gobierno de Taiwán se complace en poder apoyar este proyecto, para llevar los regalos, la alegría, el Amor y la Solidaridad, a los niños y niñas de todo el país. En Vísperas de Navidad, les deseo a todos ustedes una Feliz Navidad y un Próspero Año 2010. Muchas gracias.


 

Palabras del Presidente Daniel Ortega

¿Cómo están las niñas y los niños? Todos están contentos ¿verdad? Tienen alegría, tienen esperanza, tienen Amor, tienen Solidaridad.

Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando, nos daba un mensaje a todos los nicaragüenses, es el mensaje realmente para toda la Humanidad... los pueblos del Mundo, la juventud del Mundo, las niñas y los niños del Mundo, solamente podrán salir adelante con Solidaridad. El Cristianismo es Solidaridad, Cristo es solidario, es la esencia misma de la Solidaridad. Por eso, nosotros decimos aquí en Nicaragua, desde el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional... ¡unidos todos en el Cristianismo, en el Socialismo, en la Solidaridad!

En esta noche, en vísperas del 24 de diciembre, quiero agradecer la cooperación de todos los pueblos y Gobiernos del mundo, que lo hacen con un espíritu solidario, sin condiciones, más que la Solidaridad y beneficiar al pueblo, a los pobres, beneficiar a la juventud, beneficiar a los niños y a las niñas.

Nuestro agradecimiento muy especial, muy par-ticular para el pueblo de China-Taiwán. Aquí está el Embajador Chin Mu-Wu, quien nos ha dirigido la palabra, su esposa Cindy; está Meyling Calero, Ministra del Ministerio de la Familia, del Instituto de la Familia, es la Directora, y están ustedes, que es lo más importante.

Lo más importante en Nicaragua, lo más grande, el mayor tesoro que tenemos en Nicaragua... ¿quiénes son? Las niñas y los niños son el mayor tesoro que tenemos en Nicaragua, el mayor tesoro que tiene la Humanidad. Y por ustedes tenemos que luchar, y por ustedes estamos dando esta batalla. Una batalla para que los pueblos puedan sobre-vivir a pesar del egoísmo; y en contra del egoísmo está la Solidaridad; a pesar del pesimismo... en contra del pesimismo está la Esperanza; a pesar del odio... en contra del odio está el Amor, la Solidaridad.

Y el pueblo y Gobierno de China-Taiwán ha sido un pueblo, un Gobierno muy solidario con el pueblo de Nicaragua. Y en esta ocasión, como parte de la Cooperación incondicional de ese pueblo para con el pueblo de Nicaragua, que son muchas las áreas donde ellos cooperan, incluyendo en la producción de semillas de frijol que sea más resistente a la falta de lluvia, y que se pueda producir más frijol, el frijol que todos comemos aquí en Nicaragua. En eso están cooperando ellos.

Y ahora, mientras estamos conversando con ustedes niños y niñas, están pasando ya, miles de niños y niñas con sus padres, de manera ordenada, a recibir, de mano del pueblo de Taiwán, este regalo navideño... juguetes para los niños, porque todos los niños tienen derecho a un juguete en esta fecha, todos los niños, todas las niñas tienen derecho a un juguete.

Es una manifestación del cariño, del tributo que se le rinde al Niño Jesús; es una demostración del tributo que se le rinde a ese Niño que nació en un pesebre allá en Belén... ¡fíjense! nació en un pesebre, en una cuna humilde, y llegaron donde el Niño los Reyes Magos a entregarle... oro, incienso y mirra. Y aquí, el Niño Dios, el Niño Jesús, está en todos y cada uno de ustedes, y ustedes reciben por eso en este día, ese regalo, que es un regalo de Dios, que viene a través de la mano del pueblo de Taiwán.

¡Que viva la Navidad!

¡Que vivan las niñas y los niños de Nicaragua! ¡Que vivan las niñas y los niños del Mundo!

¡Las niñas y los niños nacieron para ser felices! ¡Las niñas y los niños nacieron para ser felices!