Acto de Abanderamiento del Batallón Ecológico Bosawás del Ejército de Nicaragua

PDFImprimirE-mail

PresidenteComandante Daniel en Acto de Abanderamiento del Batallón Ecológico Bosawás del Ejército de Nicaragua

 

Maestro de Ceremonia

Presiden este Acto de Abanderamiento del Batallón Ecológico, el Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra; la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo Zambrana; el Coordinador de la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo; el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo; el Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Oscar Valladares Cardoza; la Secretaria General del Ministerio de Defensa, Licenciada Ruth Esperanza Tapia Roa; el Inspector General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Denis Membreño Rivas.

El Fiscal General de la República, Doctor Julio Centeno Gómez; el Procurador General de la República, Doctor Hernán Estrada Santamaría; la Ministra del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Master Juanita Argeñal Sandoval; el Director Ejecutivo de INAFOR, Ingeniero William Schwartz Cunningham. También están con nosotros en este Acto, Honorables Diputados ante la Asamblea Nacional; Autoridades de Gobierno de las Regiones Autónomas de la RAAS y RAAN; Honorables Alcaldes de las Regiones Autónomas de la RAAN y RAAS; del Departamento de San Carlos, Río San Juan; V y VI Regiones; Honorables Miembros de los Gobiernos Territoriales Indígenas de las Regiones Autónomas de la RAAN y RAAS; Funcionarios de las diferentes Instituciones de Gobierno en el Manejo de los Recursos Naturales y el Medio Ambiente de la República de Nicaragua.

Señores Miembros del Cuerpo Diplomático y Organismos Internacionales, acreditados en nuestro País; Generales de Brigada y Oficiales Superiores; Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; señores Agregados Militares Navales y Aéreos, Jefes de Misiones Militares acreditados en nuestro País; Rectores Magníficos, Miembros de la Comunidad Académica del País; Estudiantes representantes de Colegios y Movimiento Ambientalista Guardabarranco; hombres y mujeres de prensa, e invitados especiales.

Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, procederá a realizar una Invocación al Altísimo.

 

Palabras de Su Eminencia

Cardenal Miguel Obando y Bravo

Excelentísimo Señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra; señora doña Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo; Excelentísimos señores Embajadores acreditados en nuestro país; Licenciada Ruth Esperanza Tapia Roa, Secretaria General del Ministerio de Defensa; Doctor Julio Centeno, Fiscal General de la República; Doctor Hernán Estrada, Procurador General de la República; Honorables Diputados ante la Asamblea Nacional; Honorables Representantes de países y Organismos Internacionales; Honorables Miembros del Gabinete de Gobierno; Agregados Militares, Navales y Aéreos, Residentes y Concurrentes, acreditados en nuestro País; invitados especiales; damas y caballeros de los Medios de Comunicación Social.

San Gregorio de Nisa, uno de los tres grandes Padres capadocios, comentaba: “Dios creó al Hombre de modo tal, que pudiera desempeñar su función de rey de la Tierra. El Hombre fue creado a Imagen de aquel que Gobierna el Universo. Todo demuestra que desde el Principio, su naturaleza está marcada por la Realeza. Él es la Imagen Viva que participa con su Dignidad, en la perfección del Modelo Divino. Sin embargo, el señorío del Hombre no es absoluto, sino Ministerial, reflejo del Señorío Único e Infinito de Dios. Por eso el Hombre debe vivirlo con Sabiduría y Amor, participando de la Sabiduría y el Amor inconmensurable de Dios. En el lenguaje bíblico, dar el nombre a las criaturas es el Signo de esta Misión de Conocimiento y de Transformación de la Realidad creada, que el Señor nos manifiesta. Es la Misión, no de un dueño absoluto e incensurable, sino de un Administrador del Reino de Dios, llamado a continuar la Obra del Creador, una Obra de Vida y de Paz. Su tarea, definida en el Libro de la Sabiduría, es de Gobernar el Mundo, con Santidad y Justicia”.

Juan Pablo II escribió: “Si la mirada recorre las Regiones de nuestro Planeta, enseguida nos damos cuenta de que la Humanidad ha defraudado la expectativa Divina. Sobre todo en nuestro tiempo, el Hombre ha devastado sin vacilación, llanuras y valles boscosos. Ha contaminado las aguas. Ha deformado el hábitat de la Tierra. Ha hecho irrespirable el aire. Ha alterado los sistemas hidrogeológicos y atmosféricos. Ha desertizado espacios verdes. Ha realizado formas de industrialización salvaje, humillando el Jardín que es la Tierra, nuestra Morada.

En nuestros días aumenta cada vez más, la convicción de que la Paz mundial está amenazada, además, por la falta del debido respeto de la Naturaleza, la explotación desordenada de sus Recursos, y el deterioro progresivo de la calidad de la Vida. Esta situación provoca inestabilidad e inseguridad, que a la vez promueven formas de egoísmo colectivo, acaparamiento, irresponsabilidad”.

Es preciso, pues, estimular y sostener la conversión ecológica, que en estos últimos decenios, ha hecho la Humanidad más sensible respecto a la catástrofe hacia la cual se estaba encaminando. El Hombre no es ya un Ministro del Creador, pero autónomo déspota está comprendiendo que debe, finalmente, detenerse ante el abismo.

En la Jornada Mundial de la Paz, en el comienzo de la década de los 90, este mismo Papa, preocupado por el Medio Ambiente, nos decía que la Paz Social debe construirse conjuntamente con la Paz Ambiental. El hombre cuando se aleja del Designio de Dios Creador, provoca un desorden que repercute inevitablemente en el resto de la Creación. Si el hombre no está en Paz con Dios, la Tierra misma tampoco está en Paz. Por lo tanto, el deterioro ambiental es uno de los aspectos más preocupantes de la crisis moral que vivimos.

Felicito a nuestro Ejército Nacional, que se preocupa por velar por el Bienestar de esta Gran Casa, que nos regaló el Señor. Es reconfortante como nicaragüenses, saber que contamos con un Batallón Ecológico, cuya Misión es salvaguardar nuestro Medio Ambiente, y las áreas protegidas del país. Nuestra Nicaragua es privilegiada, y ha sido dotada de una flora y una fauna que le hace especial, pero debemos cuidarla y respetarla. Todos tenemos la obligación de cuidar la Creación, porque como decía Juan Pablo II... “el compromiso del Creyente por un Medio Ambiente sano, surge directamente de la Fé en un Dios Creador”.

Señor, Dios Creador, que todas las cosas que mandaste a los hombres cumplir, los deberes del Trabajo, haz que por tu Misericordia, sirvan nuestras tareas para el Progreso Humano, y colaboremos al perfeccionamiento de tu Creación. Date prisa en apartar de nosotros la destrucción de la Tierra, y líbranos de todas las  hostilidades. Robustece la Concordia y la Justicia en el Mundo, para que podamos vivir en la Paz y el Progreso constante. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.